Intervención del presidente de UCIDCAT ante la comisión de investigación del parlamento de Cataluña sobre la pederastia en la Iglesia católica. 

850

Islamcat.Bcn

La pederastia es un delito grave que debe ser abordado con determinación y responsabilidad en todas las instituciones, incluidas las instituciones religiosas.

Lamentablemente, el tema de la pederastia dentro de la Iglesia Católica es un asunto doloroso y delicado que ha generado preocupación y repudio en la sociedad. Desde UCIDCAT creemos que es imperativo abordar este problema con la seriedad y la urgencia que merece, reconociendo el sufrimiento de las víctimas y la responsabilidad de la institución de erradicar cualquier forma de abuso. Desde UCIDCAT, expresamos nuestra profunda preocupación por los casos de pederastia y el en contenido del informe presentado por el Defensor del Pueblo, el señor Ángel Gabilondo, al Congreso de los Diputados el pasado día 27 de octubre de 2023, y abogamos por medidas concretas para prevenir futuros abusos y garantizar la justicia para las víctimas.

Ante estos dichos y hechos semejantes que pueden cometerse en el seno de las instituciones religiosas es fundamental:  

Reconocimiento del Problema:

En primer lugar, es fundamental reconocer y condenar enérgicamente cualquier acto de pederastia dentro de las instituciones religiosas y otras instituciones que presta servicios a menores de edad. Los abusos cometidos por algunos miembros del clero son una traición a la confianza depositada por la comunidad y un grave incumplimiento de los valores éticos y morales que, en este caso, la Iglesia representa. Las víctimas de estos actos merecen justicia, compasión y apoyo incondicional.

Colaboración con las Autoridades Civiles:

La Iglesia Católica y el resto de las religiones debemos comprometernos plenamente a colaborar con las autoridades civiles en la investigación de los casos de pederastia. Es esencial que cualquier acusación de abuso sexual infantil se informe de inmediato a las autoridades competentes, y que las instituciones religiosas cooperen plenamente en la investigación y enjuiciamiento de los responsables. La impunidad no puede tener cabida en la búsqueda de la verdad y la justicia.

Protección de las Víctimas:

La prioridad principal debe ser la protección de las víctimas. Las instituciones religiosas deben implementar medidas efectivas para asegurar que las víctimas se sientan escuchadas, apoyadas y protegidas. Esto incluye proporcionar recursos para asesoramiento y apoyo psicológico, así como garantizar que aquellos que han sufrido abusos tengan acceso a los mecanismos legales necesarios para buscar justicia y reparación.

Transparencia y Rendición de Cuentas:

La transparencia total es esencial para reconstruir la confianza en las instituciones religiosas. Esto implica divulgar abiertamente información sobre los casos de pederastia, las investigaciones en curso y las medidas tomadas contra los perpetradores. La rendición de cuentas debe ser aplicada a todos los niveles, desde las parroquias hasta la jerarquía eclesiástica, garantizando que no haya protección ni encubrimiento de quienes hayan cometido abusos. 

Prevención y Formación Continua:

La prevención de la pederastia debe ser una prioridad constante. Las instituciones religiosas deben implementar programas de formación continua y rigurosa para el clero, enfocados en la identificación y prevención del abuso. Estos programas deben destacar la importancia de crear entornos seguros para los niños y jóvenes, así como la responsabilidad ética y moral del clero en su trato con la comunidad.

Compromiso con la Justicia Restaurativa:

La justicia restaurativa debe ser un componente integral de la respuesta de las instituciones religiosas a la pederastia. Esto implica no solo la imposición de sanciones y castigos, sino también un compromiso genuino con la reparación y la rehabilitación. Las instituciones religiosas deben buscar activamente maneras de reparar el daño causado a las víctimas y de trabajar para prevenir la repetición de estos actos en el futuro.

En conclusión, desde esta intervención quiero reflejar la gravedad con la que abordamos la cuestión de la pederastia. Por lo tanto, pedimos una respuesta decidida y acciones concretas para erradicar este flagelo, proteger a las víctimas y reconstruir la confianza de la comunidad. Las instituciones religiosas españolas, tienen la responsabilidad moral y ética de estar a la altura de sus principios fundamentales y de ser un faro de integridad, justicia y compasión para todos aquellos que buscan su guía espiritual.

A continuación, se presentan medidas preventivas que podrían contribuir significativamente a la lucha contra la pederastia en las instituciones religiosa.

Criterios Rigurosos de Selección:

Implementar criterios de selección más rigurosos al reclutar el personal religioso y los colaboradores o trabajadores de las instituciones religiosas. Esto incluye exhaustivas verificaciones de antecedentes (certificado de antecedentes sensuales con menores) y evaluaciones psicológicas.

Formación Continua:

Proporcionar formación continua sobre la prevención del abuso sexual infantil para todos los miembros integrantes de una institución religiosa. Esto debe incluir la identificación de señales de advertencia, límites éticos y las consecuencias legales y morales del abuso.

Promoción de un Entorno Seguro:

Establecer y promover un entorno seguro en todas las instituciones religiosas. Esto implica la implementación de políticas claras sobre conducta apropiada, límites de interacción y la prohibición de situaciones que puedan facilitar el abuso.

Protocolos de Denuncia:

Desarrollar protocolos claros y accesibles para la denuncia de cualquier comportamiento inapropiado o sospechoso. Garantizar que quienes presenten denuncias estén protegidos contra represalias y que se realicen investigaciones exhaustivas de manera transparente.

Educación y Concientización:

Implementar programas de educación y concientización dirigidos a la comunidad eclesiástica y a los fieles. Esto podría incluir charlas, talleres y recursos informativos para promover la comprensión y la prevención del abuso sexual infantil.

Acompañamiento Pastoral responsable:

Establecer un acompañamiento pastoral responsable que incluya límites claros en las interacciones entre el clero y los fieles más jóvenes. Las instituciones religiosas deben fomentar un ambiente de respeto y confianza.

Estas medidas deben ser implementadas de manera sistemática y constante, con un compromiso claro de erradicar cualquier forma de abuso dentro de las instituciones religiosas. La prevención de la pederastia es esencial para preservar la integridad de la fe y reconstruir la confianza de la comunidad en la institución eclesiástica.

 

FER UN COMENTARI

Introduïu el vostre comentari.
Introduïu el vostre nom aquí